La UDP pide viviendas más accesibles

Desde las asociaciones de mayores de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) se está  reclamando de las administraciones que mantengan las ayudas para la rehabilitación de viviendas. Se pide por ejemplo que sean viviendas más accesibles. También piden las asociaciones de mayores que se exija a los propietarios de edificios con renta antigua donde están viviendo personas mayores o con alguna discapacidad, actualicen sus edificios y los adapten a la nueva ley  de accesibilidad.

La UDP, junto con el Imserso están difundiendo sus recomendaciones a través de la campaña “Doce causas para 2012”. Entre ellas reclaman que se establezca un censo de personas mayores en riesgo de exclusión, en función de la accesibilidad de sus viviendas. Instan a  instaurar medidas de control y seguimiento de estas personas y a implantar redes de apoyo a personas mayores que tengan problemas de accesibilidad en sus viviendas.

Tanto la UDP como el Imserso consideran necesario fijar alianzas con las empresas constructoras para que dediquen recursos propios para rehabilitacón de viviendas para  personas mayores con problemas de movilidad y con escasa capacidad económica.

Luis Martín Pindado, presidente de UDP aboga por establecer alianzas y convenios con colegios de abogados y bufetes privados que contribuyan con el cumplimiento de las leyes en cuanto a la obligación de los propietarios en la rehabilitación de edificios sin ascensor o con impedimentos en la accesibilidad. “Hacer una vivienda accesible no es una necesidad, debe ser una obligación a tenor de los datos sobre envejecimiento de la sociedad española».

La Unión Demócrata de Pensionistas(UDP) destaca que en España cerca del 88 por ciento de las personas mayores  prefiere vivir en su casa y que casi el 77 por ciento de los mayores de 65 años optan por seguir viviendo en su casa aún con dificultades, si tienen compañía y ayuda , según una encuesta  del Imserso en 2010.

«Invertir en mejorar estos domicilios generaría muchos puestos de trabajo en un sector con grandes cifras de desempleados como es el de la construcción», apunta Luis Martín Pintado