Rehabilitación con hormigón ecológico

En la Universidad de Extremadura (UEx), un grupo de investigación ha creado un nuevo hormigón ecológico, a base de cales naturales, que se podría  utilizar principalmente en el refuerzo de construcciones abovedadas y en la rehabilitación de edificios y monumentos antiguos.  Este hormigón ecológico ya ha sido patentado por la universidad y  la empresa de Cáceres  Restaura S.L iniciará su explotación comercial . Restaura lo fabricará y lo utilizará en sus obras de restauración y rehabilitación, no descartando su comercialización  futura.

La patente define  este cemento especial como  «Material ecológico de refuerzo en bóvedas de construcciones preexistentes, y procedimiento asociado al mismo'» y ha sido registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas por la Sección de Gestión de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Extremadura, participando además en las negociaciones de la licencia de explotación.

Segundo Píriz, actual rector de la UEx, junto con el administrador de la empresa Francisco Prieto Ortuño, y los  tres profesores que han participado en la investigación, José Carlos Salcedo, Juan Saumell y Manuel Fortea, han presentado  este nuevo material como sustituto del hormigón tradicional para regeneración de  estructuras dañadas.

Los investigadores extremeños también han acreditado en  laboratorio el comportamiento estructural sísmico del nuevo material confían que el sistema y el material que proponen tenga éxito.

José Carlos Salcedo  ha indicado que esta patente lleva aparejada una doble invención Por una parte se ha diseñado un procedimiento para reforzar bóvedas y por otro, esta invención se ha completado con el desarrollo de este material de hormigón especial de cal. El producto, es capaz de consolidar estructuralmente, no sólo bóvedas de construcciones, sino también muros de edificios de mampostería ya existentes.

Según apunta  Juan Saumell, este material  es ecológico por tres cuestiones:  No emplea cemento portland convencional sino conglomerantes naturales. Los áridos utilizados proceden en parte de reciclaje de productos y porque «en lugar de tirar para hacer nuevo el edificio existente», se consolida, lo que supone  en sí «un gran ahorro de presupuesto de obra, de energía y de residuos de demolición».

La mezcla de varios conglomerantes, todos ellos naturales,  es compatible con las mamposterías en las obras de rehabilitación en las que se pretende intervenir. Este compuesto se dosifica para tener el mismo peso y resistencia que el material original y posee una menor fragilidad ya que antes de romperse registra una deformación del doble que un hormigón convencional, lo que proporciona mayor seguridad en rehabilitación.

Francisco Prieto Ortuño, responsable de la empresa Restaura S.L, ha indicado que este invento que ahora ellos comercializarán «viene a solventar una necesidad existente en el mercado de la rehabilitación» y tiene una gran potencialidad, tanto en el ámbito nacional como en el de otros países con patrimonio arquitectónico porque, actualmente, «no se utiliza nada similar» porque, de hecho, las soluciones que se han ido poniendo en obra no siempre han funcionado bien, e incluso, a veces han agravado los problemas y «este sistema supone una situación esperanzadora», ha dicho.